domingo 19 de noviembre de 2017 -
A Revolta | Magazine Cultural Online

MÚSICOS PARA UN BIOPIC II: FELA KUTI

Aquel de quien emana la grandeza y cuya muerte no puede ser causada por el hombre

Fela on stage

Hay que tocar música y hay que ser activo. Hay que hacer algo contra el sistema. Si no te gusta, haz algo. En Inglaterra, por ejemplo, la sociedad ha llegado a un punto donde la música puede ser un instrumento de placer. Allí pueden hablar de amor, de las chicas con las que se acuestan. Pero en mi sociedad no hay placer, sólo el esfuerzo diario de la gente para existir. El arte debe hablar de tu estado de desarrollo o de subdesarrollo. O sea que, para África, la música no puede ser un placer; debe hablar de revolución.

Quiero usar la música como un arma… Y, ¿qué mejor arma  que la música? El estilo musical de Fela, como el de cualquier pionero, es personal y fresco, habla sin tapujos de las situaciones que le rodean y no usa artificios ni cortinas de humo para transmitir mensajes. Fela fue un gran hombre negro que harto de tanta injusticia decidió  levantarse y gritarle al mundo: ¡Aquí estoy yo! I be Africa man original.

Para transmitir su mensaje, Kuti necesitaba una música fuerte y poderosa, enérgica y directa, pero a la vez envolvente y dinámica. Una música que no permitiese bajar los brazos ni dejar de moverse,  ese cóctel increíble lo conseguiría con una creación propia, de estilo único y que pasaría a denominarse Afrobeat: un ritmo diabólico que encarna todo lo más puro de la música tradicional africana yoruba, el highlife (estilo musical originario de Ghana de principios del siglo XX) y por supuesto el poderío del funk, el blues, el soul o el jazz. Todos son estilos musicales que tienen sus raíces en África, el continente que fue origen de la humanidad y también tierra de sufrimiento, expolios y esclavitud de una raza. Un lugar en el que durante siglos todo lo que era propio fue arrebatado de una u otra forma y que aun así mediante la integridad indestructible de sus habitantes, ha permitido el continuo nacimiento de las músicas más honestas.

Si colocásemos en dos vías de tren paralelas los desarrollos históricos de las músicas negras americanas y de las músicas africanas, la africana siempre iría una o dos estaciones por delante, con la única diferencia de que en cada parada, la americana tendría una acogida llena de cámaras, flashes y micrófonos, y a la africana le esperarían miles de almas deseosas de ahogar su sufrimiento en notas y ritmos musicales.

Fela Kuti 01

En 1938 nace en Abeokuta (Nigeria), Hildegart Ransome. Este fue el nombre que le pusieron su madre, Funmilayo Ransome-Kuti, activista del feminismo y del movimiento anti-colonialista, su padre, Israel Oludoton Ransome-Kuti, primer presidente de la Unión de maestros nigerianos y pianista de enorme talento, y un misionero alemán. A los siete años una profecía pronosticaría el que sería su verdadero futuro:

 

Será obstinado, impetuoso, incontrolable. Su voz será semilla de problemas, turbulencias y violencias. Sus mujeres serán numerosas. Vivirá en la pobreza, al lado de mendigos. Dormirá con los ladrones. Sus amigos serán multitud. Romperá las prohibiciones de los hombres y perecerá por su propia mano.

En cuanto tomó conciencia de su raza se cambió el nombre por el de Fela (aquel de quien emana la grandeza) Anikulapo (aquel que transporta la muerte en su carcaj) Kuti (aquel cuya muerte no puede ser causada por el hombre). Con veinte años se muda a Londres con la idea de estudiar medicina, pero ingresa en el Trinity College of Music y allí funda Koola Lobitos en el año 58, grupo con el que comienza a desarrollar su particular visión musical. En 1961 Koola Lobitos era una banda de R&B destacada en Londres. En 1963 vuelve a Nigeria con otra formación de Koola Lobitos y comienza a fusionar el highlife con el jazz dando lugar a lo que se denominaría Afrobeat. De esta etapa inicial destaca  el disco Koola Lobitos (1964-1968).

Tratando de llegar a un público más global viaja a Estados Unidos y recorre la costa oeste durante unos ocho meses haciendo giras con la banda. Es 1969 y conoce el movimiento del Poder Negro y el Partido de los Panteras Negras, así como los escritos y la política de Malcom X, que influye directamente en una nueva conciencia política en Fela y su música. Rebautiza su banda como Nigeria ´70, sin embargo y debido a su fuerte activismo político y a un encontronazo con un promotor que los entrega a inmigración, Fela y su banda son denunciados por no tener permiso de trabajo. Antes de ser deportados graban The ’69 L.A. Sessions.

Fela Kuti 02

Al llegar de nuevo a Nigeria decide volver a cambiar el nombre de su banda por el de África ´70. Un cambio que evidenciaba que Fela había vuelto al continente africano con unas ideas claras, tanto era así que fundó Kalakuta Republic, una especie de productora musical cooperativa, en una finca de su propiedad, en donde había construído su casa, un estudio, un centro de actividades anticolonialistas y una clínica de acceso gratuito. También crea un club nocturno conocido como The Shrine (el Santuario).

Por aquel entonces Fela Kuti había decidido cantar en inglés, quería que la nación africana en su totalidad pudiese entender mejor su mensaje político. Entre 1971 y 1976 ya había grabado 23 discos oficiales, todos con una temática centrada en la opresión del gobierno militar, la explotación y la privación de derechos, esto hizo que Fela se volviese muy popular entre las clases más bajas que lo convierten en su mesías, en un rebelde cultural, en la voz de la gente de la calle, en el Bob Marley del África occidental. Y mientras que su popularidad iba en aumento también lo hacían las persecuciones oficiales y las detenciones. En 1974 lo intentaron involucrar en un asunto de posesión de marihuana, Fela consiguió salir de prisión entregando a la policía las heces de otro preso que no había consumido drogas. Una vez libre editó el disco Expensive Shit en el que se contaba la historia de su detención.

Los múltiples ataques contra Fela Kuti alcanzan su punto más álgido el 18 de Febrero de 1977, después de haber publicado uno de sus discos más exitosos, Zombie, donde atacaba descaradamente a los militares africanos. El gobierno celebraba un festival de arte negro y Fela decidió organizar el suyo propio en el barrio pobre. Casi todos los músicos acudieron al festival de Fela, lo que fue un duro golpe al gobierno. Sería el general Obasanjo, jefe de la junta militar nigeriana, quien ordenaría un ataque directo a Kalakuta, ese día mil soldados quemaron y destruyeron todo lo que encontraron a su paso, perdiéndose muchos originales de música inédita y lo que es peor, violando y torturando a tod@s sus ocupantes, a Fela le rompieron las manos y a su madre de 77 años, en silla de ruedas, la lanzaron a través de la ventana de un segundo piso provocándole la muerte. Inspirándose en este hecho Fela compuso Sorrow, tears and blood y Unknown soldier (la investigación oficial determinó que Fela era un delincuente y que su club había sido incendiado por “soldados desconocidos”). Al año siguiente en conmemoración de este ataque se casó con 27 mujeres.

Intentó en dos ocasiones presentarse a presidente de Nigeria a través de su partido político “Movimiento del Pueblo”, que proclamaba un África socialista y libre, la primera vez fue en 1979 pero su candidatura fue rechazada. Esto le supuso más persecuciones y detenciones. En 1983 vuelve a intentar presentarse a las elecciones y de nuevo es detenido acusado de contrabando. En 1985 después de pasar 20 meses en prisión se divorciaría de 20 de sus mujeres.

Fela Kuti 03

De nuevo renombra su banda, en esta ocasión como Egypt 80, aunque las continuas detenciones y palizas, así como la persecución constante a la que era sometida su figura van debilitando lentamente a Fela Kuti.

En 1989 saca el disco Beasts of no Nation en el que de nuevo critica el gobierno militar de Nigeria o a figuras como Ronald Reagan y Margaret Tacher. Ya en la década de los 90 se reduce su actividad musical y comienzan los rumores sobre una posible enfermedad.

El 2 de agosto de 1997 Fela Kuti moría en Lagos a causa del Sida (enfermedad que se negó a reconocer, recibiendo únicamente tratamiento natural ya que decía que se trataba de una enfermedad del hombre blanco) y por un sarcoma de Kaposi, a pesar de que la versión oficial había difundido que se trataba de un ataque al corazón. Su entierro el 12 de agosto convocó a un millón de nigerianos.

La vida de Fela Kuti está llena de anécdotas y situaciones increíbles, digna de uno de los mejores biopics cinematográficos que jamás se hayan hecho y reseñable también como la de un pionero, un perseguidor de esos de los que hablaba Cortázar. Se hace difícil resumir aquí una vida que daría para cientos de páginas y uno de esos capítulos importantes dentro de la historia de África. Sus mujeres trataron de asesinarle en varias ocasiones, tuvo que fela cagnondeclarar 356 veces frente a un tribunal de justicia; su carrera musical se compone de 77 discos, en los que toca el saxofón, los teclados, trompetas, flautas, guitarras e instrumentos de percusión diversos; sus temas son muy extensos, superando con facilidad la media hora, era completamente ajeno a la idea de single de radio que existía en la música occidental, incluso en una ocasión en que la Motown quiso contratar sus servicios, rechazó un contrato en el que le pagaban un millón de dólares por anticipado tras consultar con un hechicero, porque sabía que su música sería recortada a éxitos de tres minutos de duración; en sus conciertos llegaba a aparecer con bandas de hasta cuarenta personas, entre músicos, bailarinas, coristas…y su duración era maratoniana (¡hasta 8 horas!); en escenario se vestía con un slip y con todo su cuerpo cubierto de pinturas de guerra; creó su propia religión llamada Blackism; hacía matar gallinas en habitaciones de hotel, recibía a la gente sentado en la taza del váter…

Fela Kuti nº 33 of 100 greatest african of all times.Photo: Mikko Kapanen

Solo se le pudo ver en España una vez, fue en la Discoteca Otto Zutz, en Barcelona, el 3 de diciembre de 1986 y con una banda de 18 miembros. Tocó sin parar durante 3 horas, según una crónica del crítico Carlos Núñez, en la sala no cabía ni un alfiler, tanto era así que muchos tuvieron que escuchar el concierto desde la calle.

Actualmente se están reeditando buena parte de sus discos (catálogo oficial), por ello resulta más fácil conocer su extensa carrera musical, un buen ejemplo para acercarse a su música pueden ser los discos: Gentelman (75), Confusion (75), Expensive Shit (75), Zombie (76), Unknown Soldier (79) y para aquellos que disfrutan de las imágenes, existe un DVD grabado en Lagos en 1982 donde se ve parte de un concierto en la discoteca Shrine, entrevistas personales y retazos de su vida en la República de Kalakuta, Music is the weapon.

Hay quien ha llegado a decir que Fela Kuti era como el James Brown africano, sin embargo parece que sería más justo decir todo lo contrario, que James Brown fue como una especie de Fela Kuti americano.

 

Si te gusta este artículo, ¡compártelo!

2 Comentarios

  1. kastroll 7 octubre, 2013 at 12:52

    Me vienen a la memoria maratones de baile con la música de este hombre en el mítico Soweto…

  2. myma 5 mayo, 2014 at 21:14

    Que buena redacción.

Dejar una respuesta