domingo 23 de julio de 2017 -
A Revolta | Magazine Cultural Online

AL GRAN HERMANO LE PITAN LOS OÍDOS: PRÓLOGO A UN INFLUJO LITERARIO

www.flickr.com/photos/popkitchen

Hace tan solo unos meses, tras el estallido del escándalo Snowden por el que conocimos que EEUU nos espiaba a todos continuamente a través de Internet, se disparó la venta de la novela 1984 de George Orwell en dicho país, tanto que llegó a convertirse en un best-seller. La población veía abundantes y peligrosas similitudes entre la situación que estaban viviendo y la que se muestra en el libro. Ciertamente esas similitudes existen y son muy obvias, sin embargo podemos recalcar que las semejanzas entre la sociedad mostrada en 1984 y la sociedad actual no se limitan a este escándalo de espionaje en concreto, sino que aparecen en muchos más aspectos, los cuales han sido señalados a lo largo de la historia, desde la publicación de la novela, por artistas de distintas disciplinas. Una de las que más se ha fijado en 1984 para mostrar nuestra realidad ha sido la música, y este es precisamente el tema que se va a tratar en este artículo.

George Orwell, 1946.

George Orwell

Sin embargo, para llegar a analizar el porqué de la influencia que ha tenido esta novela en la música antes debemos prestar atención al contexto que la rodea, y para ello es conveniente señalar determinados aspectos de la vida de su autor que intervinieron de manera concluyente en la composición no solo de esta novela en concreto, sino de su obra en general.

Eric Arthur Blair, verdadero nombre de George Orwell, nació en Motihari, Bengala, India en  1903, periodo en el que ésta todavía era colonia británica. Sin embargo, con tan solo cuatro años de edad se trasladó a Inglaterra con su familia. En 1922 se alistó en la policía imperial británica y le destinaron a Birmania, pero muy pronto, en 1927 la abandona por no estar de acuerdo con los métodos represores que esta utiliza. Este período también le llevó a albergar un fuerte sentimiento de culpabilidad, el cual le impulsó a pasar los años siguientes viviendo con los pobres de Londres, llegando incluso a trabajar de friegaplatos.

Su primera novela, Down and Out in Paris and London ya la firma bajo el pseudónimo de George Orwell. El cambio de nombres es otra manera de dejar clara su oposición al régimen británico tras su experiencia en la policía imperial.

Brigadas Internacionales

Es precisamente su faceta de autor políticamente comprometido la que más nos interesa. En 1937 luchó en la Guerra Civil española junto a las Brigadas Internacionales. Sus experiencias en España serán las primeras que le lleven a desengañarse con la aplicación de las teorías marxistas y la revolución rusa, de las que hasta entonces había sido un ferviente defensor, a la vida real, debido a la anarquía y desorden que presencia. Además, le sirven para escribir su libro Homage to Catalonia (1938). Regresa a Inglaterra en 1938 tras ser herido en el frente y allí contrae tuberculosis, enfermedad de la que morirá en 1950.

1984Este profundo desengaño es el que le inspira para escribir denunciando el peligro de los totalitarismos. En 1945 publica Animal Farm, en la cual condena la sociedad totalitaria rusa instaurada tras la revolución de 1917. Sin embargo, es en 1984 donde denuncia de manera más desgarrada e incluso perturbadora los peligros de una sociedad totalitaria. En 1949 cuando publica esta novela, su mejor trabajo, Orwell es una persona desilusionada y a punto de morir de tuberculosis. Siente que la clase proletaria es la única que tiene valores como la justicia o la solidaridad pero que no se puede apoyar en ningún modelo político para mantener estas virtudes, pues cuando ostentan el poder todos se corrompen, pues tales han sido las enseñanzas que le ha dado la vida. Por esto Orwell muestra en su obra un anti-modelo, es decir, lo que la humanidad no debe hacer para llegar a ser una sociedad como la que expone 1984.

Él mismo explica lo que pretende con su libro con estas palabras:

www.flickr.com/photos/cactusbones“Mi novela 1984 no tiene que ser entendida como un ataque al socialismo o al Partido Laborista Británico, sino como una muestra de las perversiones a las que una economía centralizada nos puede llevar, y que ya han sido en parte realizadas por el comunismo y el fascismo. No creo que la clase de sociedad que describo vaya a llegar, pero creo (concediendo, por supuesto, el hecho de que el libro es una sátira) que algo parecido podría llegar a ocurrir. Creo también que las ideas totalitarias han arraigado en las mentes de los intelectuales de todo el mundo, y he intentado llevar esas ideas a sus lógicas consecuencias.”

1984

Una vez hecho un rápido recorrido por la vida de Orwell y por las razones que le llevaron a escribir sus obras, vamos a centrarnos en la novela que nos incumbe, incluyendo un breve resumen.

www.flickr.com/photos/thepen

1984 tiene lugar en un futuro imaginario en el cual el mundo está dividido en tres super estados totalitarios: Oceanía, Eurasia y Asia Oriental, los cuales están en guerra constante. Winston Smith protagonista del libro vive en Londres, ciudad que se encuentra en Oceanía donde el poder es regentado por el Gran Hermano y trabaja en el Ministerio de la Verdad cambiando el pasado. El estado donde vive Winston es una sociedad totalitaria en la que el partido, Ingsoc, lo controla todo y a todos basándose en mecanismos como el doblepensar, la neolengua, la policía del pensamiento o el control de la historia.

Según avanza la historia, Winston va mostrando sentimientos cada vez más fuertes de oposición al Partido, hasta que en un momento dado conoce a Julia, con quien comienza una relación amorosa, algo completamente prohibido por el gobierno, por lo que él lo considera casi una acción política. Ambos se afilian a la llamada Hermandad, un grupo de resistencia contra el Ingsoc y el Gran Hermano, pero pronto descubrirán que esta asociación no existe y solo es una trampa de la Policía del Pensamiento para detenerles y tratar de reconvertirlos en miembros ortodoxos del Partido.

Escena de la película 1984

Como se puede comprobar en este rápido resumen, las palabras y los sentimientos de Orwell que antes hemos mostrado, están perfectamente reflejados en la obra. Su falta de fe en cualquier acción política e incluso en cualquier ser humano debido a las continuas decepciones que se llevó en su vida, así como la advertencia de los peligros que conlleva una sociedad totalitaria son los temas principales de esta gran obra.

Además de esta sinopsis de la novela, conviene incluir el significado de varios conceptos transcendentales que aparecen en la misma y que tienen una importancia capital para entender la sociedad que crea Orwell. Además, aparecen con frecuencia en las canciones que vamos a analizar:

-Ingsoc y Gran Hermano: Ingsoc es el nombre del partido que gobierna Oceanía. Se define por tres consignas: “La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud y la ignorancia es la fuerza”. El líder del partido es el Gran Hermano, el icono que lo mantiene todo unido.

Policía de pensamiento-Policía del Pensamiento: es una organización que arresta a personas que tienen pensamientos o llevan a cabo actos que van en contra de lo que dicta el partido. El delito más grave es el crimental, crimen de pensamiento, es “el crimen esencial que contenía en si todos los demás.” La Policía del Pensamiento controla constantemente a todos los ciudadanos del partido mediante las telepantallas que deben tener en sus casas y trabajos, además de micrófonos y de los chivatazos de la propia gente, los niños especialmente.

Doblepensar (Vega Puertas)-Neolengua: es una versión muy simple del inglés que se está imponiendo en Oceanía. El objetivo es que cuanto más simple sea la lengua más difícil será cometer crimental e ir en contra de las ideas del partido.

-Doblepensar: la definición que nos da la novela es: “Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas.”

Pintada (Imagen: Vega Puertas)-Ministerios de la Verdad/ de la Paz/ del Amor y de la Abundancia: son los cuatro ministerios donde trabajan los miembros del partido. El de la Verdad es donde trabaja Winston y se dedica a manipular y destruir documentos históricos para que así la historia y la verdad coincida con lo que quiere el partido. El de la Paz se encarga de los asuntos de guerra y se dedica a que esta sea permanente. El del Amor se ocupa de las torturas y castigos para reeducar a los miembros del partido y que amen al Gran Hermano (donde trabaja la Policía del Pensamiento). Y el de la Abundancia se encarga de los asuntos relacionados con la economía y conseguir que la gente viva en el límite de la pobreza.

Calle Toledo (Madrid) durante la Guerra Civil

 1984, ¿una anti-utopía o una distopía?

Un aspecto importante que debemos traer a colación a la hora de analizar esta obra es el hecho de si nos encontramos ante una anti-utopía o una distopía. Estos términos pueden ser confusos y se suelen utilizar indistintamente, sin embargo tienen matices diferentes que conviene tener en cuenta. Expresado de una manera simple, una anti-utopía nos presenta un anti-modelo social al que nos conducen determinados aspectos de nuestro presente y nos exhorta a cambiarlos. Por el contrario, una distopía es el modelo ya superado por la realidad, es decir, se muestra un anti-modelo social pero con elementos que ya encontramos en nuestra sociedad.

Una vez vista esta distinción, en mi opinión en 1984 nos encontramos con una mezcla de ambos conceptos. Pero ¿por qué darle importancia a estos términos técnicos? La razón es que vamos a comprobar como todas las canciones analizadas en este artículo tratan la novela sólo a modo de distopía, es decir como algo que ya ha ocurrido, o más concretamente algo que está ocurriendo ahora mismo y no como una posibilidad de futuro; dicho en otras palabras, la mayoría de artistas han visto la obra no como una advertencia, idea original de su autor, si no como una profecía que se ha cumplido manifiestamente en la sociedad real y ahora sencillamente es un reflejo de la misma.

Escena de la película 1984

Pero ¿cuáles son los elementos que nos hacen ver 1984 como una ficción anti-utópica y cuáles como una ficción distópica? Primero de todo hay que señalar que las características por las que podemos considerar a la novela una distopía son mucho más abundantes que las que la englobarían dentro de las anti-utopías: Principalmente, la presencia de un régimen totalitario, hecho que en el momento en que Orwell escribió su obra ya había ocurrido en muchos lugares de Europa (Alemania, Rusia, España, etc) y que además el autor conocía de primera mano. Asimismo, el control al que está sometida la población ha sido superado con creces por nuestra sociedad actual, mucho más allá de los límites que imaginaba Orwell; ya que en la actualidad nosotros somos nuestros mayores controladores, mediante las nuevas tecnologías y especialmente usando las redes sociales mostramos toda nuestra vida al mundo a través de internet, sin necesidad de que el gobierno nos coloque una telepantalla en casa. Como último elemento clave, cabe mencionar el lavado de cerebro: si en 1984 se hace a través del Doblepensar, el control de la historia o por ejemplo, los dos minutos de odio, en nuestra sociedad, al igual que en la de Orwell, la manipulación se lleva a cabo a través de los medios de comunicación; como ejemplo podemos señalar la descripción del autor de su experiencia en España durante la Guerra Civil:

“En España vi, por vez primera, informaciones periodísticas que no guardaban relación alguna con los hechos, ni siquiera la relación que existe en una mentira normal. (…) Vi, de hecho, que la historia se estaba escribiendo no en términos de lo que sucedía, sino de lo que debía suceder según diversas ‘líneas de partido’.”

Cámara de vigilancia (www.flickr.com/photos/camaraconvista)Por otro lado, las características por las que podemos considerar que 1984 es también una ficción anti-utópica son los elementos más puramente ficcionales, tales como la repartición del mundo en tres super estados, el cambio evidente de la historia, la policía de pensamiento, las telepantallas, etc. Sin embargo, hay que recalcar que algunos de estos elementos son simplemente una exageración de hechos que ya han ocurrido o que ocurren actualmente y no solamente ficción; por ejemplo la Policía de Pensamiento está basada en la KGB soviética o la Gestapo nazi o las telepantallas se asemejan a las cámaras de seguridad que encontramos en prácticamente cualquier calle hoy en día.

El hecho de encontrarnos ante una novela básicamente distópica es una de las razones principales de su extraordinaria influencia en toda clase de artistas posteriores. Sin embargo, su influencia esta mejor explicada en palabras de Richard Rees en su trabajo George Orwell, Fugitive from the Camp of Victory.

“La razón por la que sus libros siguen vivos y son influyentes (…) es que Orwell se ocupaba de problemas tanto temporales como permanentes. Cuando las condiciones económicas, políticas y sociales cambian, el trabajo de los propagandistas efímeros llega a su fin. Ni el fascismo ni el paro son ya la amenaza arrolladora que eran en los años 30; el tema del Capitalismo privado contra la Nacionalización en la industria y los problemas del Imperialismo y el Colonialismo ya no aparecen de la misma manera. Pero la preocupación de Orwell por el peligro de un Estado servil y su defensa de la libertad individual y la justicia y la decencia humanas son aun tan relevantes como antes.”

Logo del partido nazi Amanecer Dorado

No obstante a día de hoy debemos puntualizar una parte del discurso de Rees, ya que este data de 1961 y en la actualidad: “Ni el fascismo ni el paro son ya la amenaza arrolladora que eran en los años 30” es una realidad de nuevo. La crisis económica que arrastramos desde hace ya varios años, lleva al desempleo masivo, el recorte de derechos y el acercamiento de una parte de la población a las ideas de los partidos más extremos, tanto de derechas como de izquierdas, lo cual es una razón fundamental por la que nuestra sociedad se ve reflejada en las palabras de Orwell.

Todas estas razones llevan a que 1984 sea una gran influencia para todo tipo de artistas, no solo músicos como vamos a ver en este trabajo, sino también cineastas, escritores, etc.

 (continuará…)

Si te gusta este artículo, ¡compártelo!

3 Comentarios

    • kastroll 7 noviembre, 2013 at 8:40

      En mi opinión las profecías de Huxley coinciden más con los modelos adoptados por el Poder para el control social, que la imposición férrea descrita por Orwell.

      Además de estas dos obras fundamentales, para mí la otra gran novela utópica/distópica/utópica negativa del siglo veinte es Los Desposeídos, de Ursula K. Leguin.

  1. J.A. 6 noviembre, 2013 at 20:19

    Muy buen artículo. Felicidades.

Dejar una respuesta