domingo 19 de noviembre de 2017 -
A Revolta | Magazine Cultural Online

COVERS KILLED THE MUSIC STAR

De como las versiones pueden arruinarnos la vida

johnny-cash

Vivimos tiempos convulsos en cuanto a creación artística se refiere y sin duda la música no se queda fuera de este problema.

La música popular en estos últimos cien años se ha ido creando de forma original, sin complejos y sin más intención que la de una persona que quiere transmitir una idea, un sentimiento, compartir una vivencia… Después de esta pureza inicial apareció la industria y a continuación llegaron los plagios y la falta de originalidad. Ahora mismo se podría decir que vivimos en “La Era de los Covers”.

Que la creación de música está en crisis no se le escapa a nadie, algunos dicen que el mp3 ha matado a la industria y por eso no salen nuevos talentos, otros dicen que es porque la industria quiere meternos modelos de mainstream que no convencen ni a los más adeptos a las novedades comerciales… No importan tanto las razones como la cruda realidad.

Johnny Cash culpable de hacer versiones

Hoy en día a lo largo y ancho de todo el mundo es más fácil acudir a un concierto en el que un grupo  realiza versiones de Michael Jackson, Queen, Dire Straits o Los Ramones que a uno de temas propios. Muchas veces las versiones que se tocan de estas bandas “muertas” no se diferencian casi de las originales, lo que supone un regocijo para papás y mamás de mediana edad que hacía tiempo que no iban a un concierto por culpa de su “bienllegada” progenie…

¡Qué aburrimiento! Reconozco que la música en directo es un espectáculo más, para divertirse y disfrutar, pero también debe serlo para descubrir y emocionarse, para sentir algo nuevo… cuestión esta que casi parece una utopía en nuestros tiempos. Y es que además de las versiones tipo calco, existen otro tipo de versiones que también nos ha invadido en las últimas décadas,  es el de los grupos “musicalmente correctos” o “fácilmente etiquetables”, aquellos que dan pie a conversaciones del tipo: “Me encanta este grupo, suenan como los Smiths del principio” o “La voz del cantante es tal cual  la de Johnny Cash”.

¡Qué repugnante! Resulta un delito mayor dedicar tu vida a hacer con una banda el sonido de otra que ya existió. No repites sus canciones como un loro sino que haces una especie de extensión vacua de su música y su sonido a través del tuyo.

¿Cuáles son vuestras influencias?

Cuando a esa pregunta de rigor en entrevistas a bandas, la respuesta se limita a unos pocos grupos con un estilo muy definido, la culpabilidad del “versionismo” y la “corrección sónica” es más que patente.

Recuerdo de pequeño leer entrevistas a miembros de bandas míticas y pensar “¿este tío escuchaba a Elvis Presley? ¡Quién lo diría!”. La gran diferencia es que antes la música se asimilaba y se incorporaba a un repertorio y era una forma de entender el rock o el blues o el jazz o lo que estuviese sonando en ese momento, pero no se utilizaba para convertirse en un calco de otro artista.

Sin duda una de las cosas que más me atrajo siempre de la música blues, ha sido su cultura de versiones. Un tío de Jackson, Mississippi, hacía un tema con su guitarra acústica sobre lo desgraciado que se encontraba esa mañana y un año más tarde en un local de Chicago había otro músico con una guitarra eléctrica transmitiendo esa misma historia. Era la misma canción pero el ciclo de la creación musical no se había roto, seguía girando y girando.

Y es que las versiones se pueden hacer siguiendo el criterio de “crear algo nuevo”, los sentimientos e intereses son universales y al igual que sucede en la cultura del blues, en toda la música se han hecho versiones que “han superado a la original”. Y no es algo nuevo ni mucho menos, pero parece que esto se ha perdido. Para quien no lo tenga del todo claro, aquí queda un listado de cinco grandes versiones de la música contemporánea.

Hoy en día le estamos metiendo un palo entre los radios a nuestra rueda de crear e inventar, de transmitir y de emocionarnos y puede que una mañana nos levantemos y estemos sintiendo lo que alguien desde un despacho dijo que deberíamos de sentir.

1. All along the watchtower (Dylan-Hendrix)

2. With a little help from my friends (Beatles-Joe Cocker)

3. Hallelujah (Cohen-Buckley)

4. Respect (Otis Redding-Aretha Franklin)

5. I put a spell on you (Screamin´Jay Hawkins-Creedence Clearwater Revival)

 

Si te gusta este artículo, ¡compártelo!

1 comentario

  1. kastroll 29 septiembre, 2014 at 14:25

    Como en Alta fidelidad, todo el mundo tendrá sus respectivas listas… Por llevar un poco la contraria, la original de I put a spell on you no me desmerece a ninguna de las versiones que he escuchado de esa canción, pero a la vez, no recuerdo ninguna reinterpretación del tema que me haya echado para atrás (hasta el tarado de Marilyn Manson tiene una con su encanto: https://www.youtube.com/watch?v=MPw1i9dAJiQ)

Dejar una respuesta